Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Por gusto

martes, 22 de junio de 2021

Por gusto


Acaba de aparecer mi libro titulado Por gusto, publicado por Amazon, con esta cubierta: 


La contraportada dice así: 

  Santiago de Mora-Figueroa, Marqués de Tamarón, es autor tan sólo de una quinta parte de este libro, sus comentarios a los cuatro quintos restantes. Éstos son obra de autores, desde el Rey Salomón a García Lorca, que abarcan treinta siglos de Historia y Literatura.
   He aquí por qué, tal y como Tamarón lo explica en el Prólogo:

  «Este libro se llama Por gusto. Me vino la idea de hacerlo cuarenta años atrás. Hube de estar en un tribunal de oposiciones y uno de los ejercicios consistía en conversar en inglés y en francés con cada opositor. Compareció un muchacho que daba muestras de gran nerviosismo.
No se inquiete usted; háblenos de algo que le resulte cómodo, por ejemplo de una novela que haya leído recientemente.
¿Una novela? – preguntó entre sorprendido y angustiado.
Bueno, ya comprendo que con el esfuerzo de preparar la oposición no habrá tenido usted mucho tiempo para leer por gusto. Pero antes, cuando era todavía más joven… Seguro que leyó usted algo de los Episodios Nacionales, o alguna novela de aventuras… ¿Julio Verne, Salgari…? – le dije, ya casi tan nervioso yo como él.
–¿Una novela?
   Decidí cortar por lo sano:
Mire, háblenos por favor de cualquier libro que haya leído por gusto.
   Al joven se le iluminó la cara de esperanza:
 ¿Puedo hablar de la Crítica de la Razón Pura, de Kant?
   Y de eso nos habló. No parecía haber leído el libro, pero incluso antes de la invención de los buscadores de la Red era fácil encontrar resúmenes de libros para preparar temas. No recuerdo su nombre pero creo que aprobó, en esa o en otra convocatoria. Se lo merecía, por no haber leído nunca nada por gusto. Creo, sin embargo, que no merece la pena tan austero sacrificio utilitario.
    Por eso desde entonces cada vez que leo o releo algo que me produce especial placer o me conmueve o me cautiva, o estimula mi curiosidad, agradezco a la fortuna el habérmelo puesto ante los ojos. Si puedo lo copio o tomo la referencia. Y a veces recuerdo a aquel muchacho, ya sin duda en el Otoño de la varonil edad y que acaso haya acabado por abastecerse de lecturas sin fin práctico. La vida sería más grata y más rica si todos leyéramos, en parte al menos, para disfrutar. Por gusto.»

 

Puede comprarlo en Amazon, pinchando AQUÍ



27 comentarios:

  1. A mí me recordó su relato aquellos muchachos preocupados a los doce años por el precio de las cosas más que por su valor, mérito o belleza. Olvidaron sus próceres, necesarios inductores de tal pensamiento, que los grandes descubrimientos se realizaron muchas veces por placer, incluso por diletantes sin más utilidad que el saber y sin precio. Verdad es que importa eso hoy a pocos creo yo. Me alegro por la publicación de su obra don Santiago.
    Reciba mi más cumplida felicitación y todo mi afecto.

    A su servicio,

    ResponderEliminar
  2. Lo haré con mucho gusto, y por ocho libras. Estoy seguro de que será una lectura muy entretenida.
    Y para que no cunda el error, apunto ya que no es lo mismo leer por gusto que hacerlo por vicio. Aunque yo de leer no se gran cosa, soy más de escuchar y de mirar, siempre por gusto. Un saludo a nuestro maestro Tamarón.

    ResponderEliminar
  3. He leído entero el libro. Me ha hecho pensar, preocuparme y reír, todo ello varias veces. Lo que más me ha gustado es la cita que Tamarón hace de Ortega y Gasset:
    “Pero la ciencia y las letras no consisten en tomar posturas delante de las cosas, sino en irrumpir frenéticamente dentro de ellas, merced a un viril apetito de perforación.”
    (José Ortega y Gasset, “Carta a un joven argentino que estudia Filosofía”, en El Espectador – IV, 1925)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera durado poco ese fatuo sin fuego…

      Eliminar
  4. Acaba de entrar en casa; y como siempre miro el final lo primero de todo, me he encontrado con la empresa de don Diego.

    Ultreia.

    ResponderEliminar
  5. Decía, o quise decir, que recién recogido el libro me he ido al final, colofón, y me ha gustado el recuerdo al emblema de don Diego Saavedra, una imagen vale por trescientas palabras, tal vez más, y la imagen es hermosa. Lo mejor siempre al final, como en las Bodas de Caná.

    Y del resto del libro me iré ocupando en los próximos días, aunque ya he leído lo que corresponde a Puente Ojea, manías que un servidor tiene.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, el despiste fue mío. Don Diego Saavedra y Faxardo no se hubiera despistado nunca.

      Eliminar
  6. Pues a mí lo que más me sorprende es el telegrama del Embajador de España en Jartum al Ministro de Asuntos Exteriores en Noviembre de 1989 (Según el Diario El País):
    "EN ESTA EMBAJADA NOS SOBRAN LOS HUEVOS Y LOS CHORIZOS LOS UTILIZAMOS PARA HACER BOCADILLOS. EL COLOR AMARILLO QUE TIENES NO DEBE ESTAR MOTIVADO POR EL EXCESO DE AMBOS, SINO QUE LA TELEVISIÓN ES ASÍ."

    ResponderEliminar
  7. De la página 90 saco un dicho muy repetido, homo homini lupus.

    Es la forma más concentrada, tres palabras que juzgan a la humanidad. De momento releo a fray Francisco de Vitoria, y rebusco en los consejos de Saavedra; aunque cien años separan a esas clases magistrales de fray Francisco de las meditaciones de don Diego, tienen un aroma inconfundible, un aíre aristotélico muy agradable.
    De postre Ovidio, Metamorfosis I, 89-150.

    ResponderEliminar

  8. Pues no está mal el mezcladillo que hay en ese libro. Nunca había leído mucho a Tamarón porque como dicen que es un ogro reaccionario en plan Antiguo Régimen, pues daba miedo. Ahora que he visto que es cierto pero que a la vez no lo és acabo de comprar “El Guirigay Nacional” y “El siglo XX y otras calamidades”. Conforme voy leyendo “Por gusto” tengo la sospecha de que soy más progre de lo que creo; a ver si me ayuda.

    Lázaro de Tormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía. Si los que piensan tal cosa me conocieses me pregunto que pensarían de mí.

      Eliminar
    2. Tal vez no haya que exluir la posibilidad de que "Lázaro de Tormes" más que un pícaro sea un émulo de Sócrates y su Ironía.

      Eliminar
    3. Don David, eso es algo que no importa; por cierto, y si usted les conociera, ¿qué pensaría?
      Saludos.

      Eliminar
    4. ¿Cómo nos enfrentamos a esta época, o mejor dicho cómo pasamos por esta época sin un poco de ironía? La democracia está tan madura que ni más de cien mil muertos de los que nadie se hace responsable le impiden verse guapa cuando se admira a sí misma en el espejo cada día. La progresía gobierna la vida diaria, aunque la verdad por lo que estoy leyendo en este blog hay mucho reaccionario oculto o aprendices de reaccionario, no sé ni cómo llamarlos. A lo mejor se les puede llamar “socráticos” como dice don Santiago de Mora, y perdóneme usted porque a juzgar por las pocas entradas antiguas que he podido ver no es que haya mucho aficionado a Ovidio. Pues eso, qué quiere que le diga, que sin ironía y sin sentido del humor mejor ni salgo de casa, no sé si es que desde marzo de 2020 me he vuelto falangista o fan de Gómez de la Serna.

      Bueno, que Por gusto me está gustando mucho y creo que también es un libro con bastante ironía, pero si le digo la verdad creo que lo que usted escribe es mucho más directo que irónico, pero para quien quiere aceptar lo que dice porque hay cosas que no son agradables de tragar y usted las escribe de un modo que “parece” irónico, no sé si me explico.

      Lázaro de Tormes

      Eliminar
    5. Sr. Limón la ironía fina siempre es un buen recurso.
      No evito, pero, responderle a su pregunta.
      Intentaría pensar en que categoría de las propuestas por Erwin Rommel encajarían. A saber, tontos y ambiciosos, tontos y vagos, listos y ambiciosos o listos y vagos. Añadiría un tercer parámetro, como factor corrector no obstante. Moral e inmoral. Me temo que entonces la situación se complica, pues ¿Qué es más peligroso un listo ambicioso inmoral o un tonto ambicioso con ella? Sócrates, con su Intelectualismo Moral, nos intentaría convencer de la imposibilidad moral del tonto o , lo que es equivalente, la falsa inteligencia del inmoral.
      En todo caso ese sería mi análisis.

      Suyo afectísimo

      Eliminar
    6. Procuraré no volver a preguntar. Vuelvo a la página ochenta de Por gusto, esta vez para asirme al Eclesiastés, al versículo quince del primer capítulo, cuya redacción tantas variantes tiene, aunque en realidad todas apuntan en la misma dirección. Las dos más conocidas dicen:
      stultorum infinitus est numerus.
      quod deficiens est numerari non potest.

      Yo prefiero la segunda, no me gusta el concepto «infinito». Pero ahora debemos centrarnos en los tontos, o en lo que yerra en su finalidad. Muchos, más de los que podemos contar; Saavedra en una de sus empresas dice DE UN ERROR, MUCHOS. Y es que los tontos siguiendo sus falsos juicios toman por bien lo que no lo es; no voy a agotar las consecuencias de una calamidad que tanto ha progresado.
      Saludos.

      Eliminar
    7. La Vulgata de San Jerónimo traduce al latín el versículo 1:15 del Eclesiastés así:

      perversi difficile corriguntur et stultorum infinitus est numerus.

      Creo que la traducción que cita Limón (quod deficiens est numerari non potest), que me pondré a buscar un día de estos, es un eufemismo más políticamente correcto, empleado en versiones anteriores y de nuevo de moda hasta el punto de que en algún sitio he leído que el Vaticano en su insondable sabiduría ha decidido hacerla oficial, para no ofender a los tontos, es de suponer.
      Así es que Don David José Flores no anda tan descaminado al desconfiar tanto del tonto como de la falsa inteligencia del inmoral.

      Eliminar
    8. No apartaré a una traducción por sus licencias, lo importante es el espíritu de la letra. Como es culpa mía el haber entrado en el Eclesiastés y toda culpa es seguida casi siempre por otras, espero que si introduzco a la vanidad no sea en vano mi culpa; no hay libro que trate más el asunto de la vanidad que este del Eclesiastés. ¿Qué es vano? tres conceptos niegan la vanidad: real, eficaz, sustancial.
      Saludos.

      Eliminar
  9. «más progre»

    Lo del progreso no es ni tan siquiera una cuestión de tamaño como se apunta en la página ochenta [la cita de Wittgenstein a Nestroy]. Digo yo, y me aventuro seguro, que será más de calidad.
    El progreso de la humanidad lo resumió Ovidio [Metamorfosis I, 89-150], dos versos finales sirvan ...

    victa iacet pietas, et virgo caede madentis
    ultima caelestum terras Astraea reliquit.


    Ovidio tuvo un gran predicamento entre los pintores, y es notorio el motivo viendo a la Justicia huir del prado en el que la muerte y la impiedad triunfan; creo que primero pintó Ovidio, y luego copiaron los pintores. Son cosas tan bien expuestas que me cuesta trabajo creer que haya quien pudiendo no quiera verlas. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Una humilde correción si Don Santiago me lo permite. Pág. 71 "nobody is perfect" es dicho por Jack Lemmon. Gracias por su blog, por sus libros y su pura existencia en este mundo. Afectuosamente suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisarme del error, estimado amigo. Lo corregiré en la próxima impresión del libro, pero no exactamente como Vd. apunta. La Wikipedia en inglés describe la escena final de "Some like it hot" y lo que dice Jack Lemmon, exasperado, es "I'm a MAN" y es Joe E. Brown quien replica impertérrito "Well, nobody's perfect".

      Insuperable astracanada.

      Eliminar
    2. En esas cosas de las astracanadas el patrón fue don Pedro Muñoz Seca, asesinado en Paracuellos un 28 de Noviembre.

      Eliminar
  11. He estado fisgoneando a resultas del versículo del Eclesiastés [1:15] y entre otras muchas citas y opiniones muy valiosas me he topado con una cita de Albert Einstein, digo yo que adoptada de buena fe, pero ya que estamos contando, o intentando contar, me parece que es muy a considerar incluso si fuese apócrifa o de W.B. Cameron.

    Not everything that can be counted counts,
    and not everything that counts can be counted.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Aunque no venga a cuento.hoy hace un siglo que el regimiento Alcántara de caballería se inmoló cubriendo la retirada de otras tropas.a las 4 de la mañana los 17 clarines casi niños huidos de orfanatos tocaron la diana floreada.dr los 17 muchachos solo salvó la vida uno.hoy en muchos sitios sonará la diana floreada en homenaje a aquellos muchachos u a aquel regimiento hoy en Melilla al que le concedieron la laureada 89 años luego
    Así es españa.gloris eterna a los héroes

    ResponderEliminar
  13. Viene bastante al cuento, creo yo, que ya que hoy es 25 de Julio, le desee muchas felicidades a don Santiago. Lo dicho, muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Felicidades a usted y al resto de España

    ResponderEliminar

Comentar