Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Bibliografía del Marqués de Tamarón

martes, 5 de agosto de 2008

Bibliografía del Marqués de Tamarón

Marqués de Tamarón marques-tamaron@gmail.com
Polvora con aguardiente. Marqués de Tamarón. Argos Vergara Título: Pólvora con aguardiente
Género: Relatos
Autor: El Marqués de Tamarón
Editores: Argos Vergara
Año de publicación: 1983
ISBN: 84-7178-716-4

Primera página







El guirigay nacional. Ed.Miñon. Marques de TamaronTítulo: El guirigay nacional
Género: Ensayos
Autor: Marqués de Tamarón. Introducción de Manuel Alvar.
Editores: Editorial Miñón
Año de publicación: 1988
ISBN: 84-355-0851-X






Trampantojos.  Marqués de Tamarón. MondadoriTítulo: Trampantojos
Género: Relatos
Autor: Marqués de Tamarón
Editores: Mondadori
Año de publicación: 1990
ISBN: 84-397-1653-2

Primera página





El siglo XX y otras calamidades. Marqués de Tamarón. Libros de fin de sigloTítulo: El siglo XX y otras calamidades
Género: Ensayos
Autor: Marqués de Tamarón
Editores: Libros de fin de siglo
Año de publicación: 1993
ISBN: 84-604-6666-3






El siglo XX y otras calamidades. Marqués de Tamarón. Pre-textosTítulo: El siglo XX y otras calamidades
Género: Ensayos
Autor: Marqués de Tamarón. Introducción de Fernando Ortiz.
Editores: Pre-textos
Año de publicación: 1997
ISBN: 84-8191-141-0
Google Libros Vista de fragmentos

Primera página






Marques de Tamaron. El rompimiento de gloriaTítulo: El Rompimiento de Gloria
Género: Novela
Autor: Marqués de Tamarón
Editores: Pre-textos
Año de publicación: 2003
ISBN: 84-8191-504-1

Edición electrónica y comentarios






Marques de Tamaron. El guirigay nacionalTítulo: El guirigay nacional. Ensayos sobre el habla de hoy.
Género: Ensayos
Autor: Marqués de Tamarón. Prólogo de Amando de Miguel.
Editores: Áltera
Año de publicación: 2005
ISBN: 84-89779-83-X

La biblioteca ociosa
Artículos reproducidos en esta bitácora y comentarios



Colaboración en obra colectiva, coordinada también por el autor:

Marques de TamaronTítulo: El peso de la lengua española en el mundo
Género: Ensayos
Autores: Marqués de Tamarón y Eloy Ybáñez, José Antonio Pascual, Antonio Castillo, Francisco Moreno y Jaime Otero.
Editores: Universidad de Valladolid, Fundación Duques de Soria, INCIPE
Año de publicación: 1995
ISBN: 84-7762-547-6





Título: El avestruz, tótem utópico
Género: Ensayos
Autor: Marqués de Tamarón 
Editores: Encuentro, S.A.
Año de publicación: 2012
ISBN: 978-84-9920-169-6


21 comentarios:

  1. ¿Dónde puedo encontrar algunos de estos libros que están agotados?

    ResponderEliminar
  2. Yo vivo en Madrid y cuando tengo problemas para encontrar un libro pregunta en la FNAC o en El Corte Inglés. El Corte Inglés más surtido es el de Castellana.

    ResponderEliminar
  3. También en la la Casa del Libro tienen algunos ejemplares que creo puedes reservar por Internet. No sé si funciona bien eso porque yo la tengo cerca y me gusta elegir el ejemplar http://www.casadellibro.com/libros/tamaron-santiago-de-mora-figueroa/tamaron32santiago2de2mora2figueroa

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con Tulio14 de octubre de 2008, 15:31

    Siempre que puedo me gusta mirar los lomos, si tienen marcas, los bordes del ejemplar... Pero internet en cómodo para encontrar libros de distribución limitada. Es la salvación de los feticihistas literarios!

    ResponderEliminar
  5. Para libros descatalogados yo siempre pruebo en www.iberlibros.com. Es una "librería de viejo" virtual. Acabo de comprobarlo y tienen muchos ejemplares de distinto precio del Marqués de Tamarón.

    ResponderEliminar
  6. "El guirigay nacional" es un título premonitorio... Podría resumir este periodo de la Historia de España.

    ResponderEliminar
  7. Al reir y sonreir leyendo al diplomatico Tamaron (perdon por mi teclado, que no dispone de acentos) me admira su ironia con los defectos propios y ajenos.

    Creo recordar que en el Guirigay viene a decir que un poco de hipocresia mejoraria nuestros modales, lo ilustraba con un ejemplo antologico del 'desole' frances que valdria la pena incluir en estas paginas.

    Una actitud diplomatica y ejemplar de reirnos y corregir nuestros defectos, falta nos hace.

    ResponderEliminar
  8. Desde que me atrapó el humor español de 'Un abrazo' en el Guirigay tengo el síndrome de la despedida. Al principio me reí con las agudas observaciones sobre el 'sempiterno abrazo', luego me sentí reflejado. Finalmente ya no sé como acabar las cartas con sinceridad y afecto sin redactar un testamento, es toda una gimnasia mental.

    ResponderEliminar
  9. Quizá sea una pregunta fuera de lugar, pero... ¿qué cuadro ilustra la portada de "El Rompimiento de Gloria"? Me gusta.

    ResponderEliminar
  10. Es curioso, creo que las mujeres con quienes he comentado esta novela la habían entendido mejor que los hombres. O quizá ellos habían leído cosas que nosotras no habíamos visto, y viceversa. O quizá a ellos les resulte difícil entender el personaje de Elena, y eso que está vista por un autor que claramente está enamorado de su personaje femenino. Al final de la novela sentí una mezcla rara de tristeza y alegría. Y comprendí la dedicatoria. Con un diccionario latino, claro.

    ResponderEliminar
  11. Del Marqués de Tamarón, ingenioso y culto, lo que hay que leer son sus libros "El Guirigay Español", divertido estudio sobre los disparates en el idioma, como su novela "El rompimiento de Gloria", "El siglo XX y otras calamidades...", obligados a todos aquellos que no tengan la suerte de gozar de su trato.

    ResponderEliminar
  12. La portada del libro es un cuadro de Tintoretto, "El anuncio a la mujer de Manué", que está en el Museo Thyssen de Madrid.

    ResponderEliminar
  13. Que un lingüista de la talla de Manuel Alvar firme la introducción a la primera edición de "El guirigay nacional" y Amando de Miguel prologue la segunda dice mucho del prestigio de su autor, el Marqués de Tamarón, y de la necesidad del libro.

    ResponderEliminar
  14. Casi nada sé de los secretos del mundo editorial. De los libros lo que me gusta es leerlos; y si son buenos, mejor. Pero pocos de los que ahora aparecen en las tiendas merecen ser calificados de tales. El "Rompimiento de gloria" es notable excepción: de lo mejor que hemos leído en los últimos diez años, y si decía al principio que poco sé del mundo de las editoriales es porque no acabo de entender por qué coño cuesta tanto encontrar este libro. ¿Alguien me lo explica? Como hace quince años me pasó algo parecido con Spengler, pero ahora ya es más fácil hacerse con él para los que no hablamos alemán. Unos amigos me aseguran que cuando el franquismo pasaba algo parecido con Camus, y con algún otro autor. ¿Es verdad eso? No sé cómo ingeniármelas para seguir regalando la novela del Marqués, aunque por si acaso siempre advierto de que se trata de una obra que no se puede dar a cualquiera. Así nadie me podrá acusar de nada. ¿No?

    ResponderEliminar
  15. No estoy segura que el color glauco de los ojos de Helena en el 'El rompimiento de gloria coincida con el pantone 'verde mar' del Diccionario.
    Unamuno decía que glauco quiere decir 'mochuelesco' e Isidoro 'Glaucus vero est veluti pictos oculos habens et quodam splendore perfusos. Nam glaucum veteres dixerunt. Gilvus autem melinus color est subalbidus. Guttatus, albus nigris intervenientibus punctis.' cita que, por cierto, no se encuentra en ninguna web española.
    Glaucos eran los ojos de Escipición el Africano como creo recordar, comenta Tito Livio en las Décadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Dolores Gallardo López11 de septiembre de 2013, 19:37

      El término Glaucopis se aplicaba fundamentalmente en la Mitología griega a la mirada de la diosa Atenea. Era famosa esa mirada.

      Significado de Atenea Glaucopis:

      1. Alguna vez, como Ud. alude, se creyó que Atenea glaucopis, era "Atenea, la de los ojos de lechuza". He tenido ocasión de leer traducciones de muy famosos profesores de griego que así lo traducían. Eso está muy desfasado. Hay que recordar que la lechuza fue un animal vinculado a la diosa Atenea.

      2. Durante mucho tiempo también se creyó que el término tenía un significado terrible: Atenea Glaucopis era "Atenea, la de mirada fiera", "terrible".

      3. El adjetivo glauco, en la antigua lengua griega se aplicó al color del mar. Glauco era un dios menor cuyos miembros tenían color verde-azulado y también existía una nereida llamada Glauce.
      Por todo ello se ha interpretado que Atenea Glaucopis significaba "Atenea, la que tiene los ojos del color del mar", es decir que tiene los ojos claros o verde azulados.

      4. En lengua griega el adjetivo glauco se aplicó también a la luna y las estrellas, es decir haciendo referencia no ya a color alguno, sino a un brillo centelleante, resplandeciente.
      Por otra parte, también del mar se dice en ocasiones que brilla, que centellea, especialmente en tierras de mucho sol, tal como Grecia o en muchos lugares de nuestro Mediterráneo.

      Con el epíteto glaucopis muy posiblemente se aludía a ojos penetrantes, brillantes, que demuestran inteligencia y clarividencia. Cualidades ambas, que, como sabemos por la Mitología, poseía en muy alto la diosa Atenea.

      Parece, por tanto, más acertado considerar que, aplicado a Atenea Glaucopis significa "Atenea,la de ojos centelleantes, brillantes".

      Eliminar
  16. Para Drusilla Dunjee Houston (1985) "Athena is glaukopis; glaukos means blue like the sea and the unclouded sky; the olive is glaukos also, Athena is guardian of the olive. Glaukopis means that her eyes are brillant and terrible"

    ResponderEliminar
  17. Sobre Glaukopis y la cuestión del color de los ojos de Atenea en "The Queen of the Air" de John Ruskin leemos:"
    There is precisely a similar confusion between light and color in the word used for the blue of the eyes of Athena –a noble confusion, however, brought about the intensity of the greek sense that the heaven is light, more it is blue. I was not thinking of this when I wrote is speaking of pictorial chiaroscuro, “The sky is not blue color merely: it is blue fire and cannot be painted” (Mod. P. iv. P36); but it was this that the Greeks chiefly felt of it, and so “Glaukopis” chiefly means gray eyed: gray standing for a pale of luminous blue; but ir only means “owl-eyed” in thought of the roundness and expansion, not form the color; this breath and brightness being, again, in their moral sense tipycal of the breadth, intensity, and singleness of the sight in prudence (“if thine eye be single, thy whole body shall be full of light”). Then the actual power of the bird to see in twilight enters inte te type, and perhaps its general fineness of sense. “Before de human form was adopted, her (Athena’s) proper symbol was de owl, a bird wich seems to surpass all other creatures in acuteness of organic perception, its eye being calculated to observe objects wich to all others are enveloped in darkness, its ear to hear sounds distinctly, and its nostrils to discriminate effluvia with such nicety that it has been deemed prophetic, from discovering the putridity of death even in the first stages of disease”.

    ResponderEliminar
  18. Acabo de pasar a conocer tu bitácora.

    Te enlazaré en la mía, sin embargo mi "nivel" es más elemental.

    A mi me encantará, como a Axel y Raquel, que también ha pedido la dirección para leerte, pasear porque tengo mucho que aprender y de forma tan deliciosa.

    Mi blog, como te comenté, se llama "Cicuécalos y Rengífaros", y la dirección es http://montse-montseblog.blogspot.com/

    Espero de tu benevolencia cuando pasees por mi "nueva casa".

    ResponderEliminar
  19. No consigo asociar la portada de la edición de Áltera con los articulos del Marques de Tamaron en 'El guirigay nacional'. Lo atribuyo más a mi propia ignorancia sobre Goya que a las exigencias del diseño comercial de las portadas, pero no deja de intrigarme.

    ResponderEliminar
  20. "¡Que pico de oro!" es un grabado al aguafuerte de la serie "Los caprichos" de Goya. En un manuscrito atribuido al pintor y que se conserva en el Museo del Prado se lee: "Esto tiene trazas de junta académica. ¿Quién sabe si el papagayo estará hablando de medicina pero no hay que creerlo sobre su palabra. Médico hay que cuando habla es un pico de oro y cuando receta un Herodes: discurre perfectamente de las dolencias y no las cura: emboba a los enfermos y atesta los cementerios de calaberas".
    Yo interpreto que es una alusión a los 'creadores de opinión' citados, siempre con amabilidad tamaroniana, en algunos capítulos del libro.

    ResponderEliminar

Comentar