Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: The Tornielli Enigma

martes, 18 de noviembre de 2008

The Tornielli Enigma

Carta publicada en el
Times Literary Supplement
el 28 de enero de 1983

Esta carta originó algunos comentarios pero no obtuvo ninguna información. Me escribió una asociación de amigos de Giraudoux preguntando cautelosamente si yo sabía más de lo que revelaba. Les dije que no. Luego Quim Monzó recogió noticia de esta carta (¿o era la carta completa?) en un libro en catalán y después en su versión castellana. Se refirió también a este asunto en una entrevista. El conde italiano y el escritor francés debieron de reírse un rato juntos en el limbo, que todavía no había sido suprimido por el Papa.

Tamarón

2 comentarios:

  1. Me sorprende que Tamarón, tan atinado siempre, hable de la supresión del limbo por el Papa. El documento, de 37 páginas, de la Comisión Teológica Internacional titulado "La esperanza de salvación para los niños que mueren sin bautismo" afirma, entre otras cosas, lo siguiente (cito literal):
    "- Esta teoría (se entiende, del limbo) nunca ha entrado en las definiciones dogmáticas del Magisterio....Sigue siendo por tanto una hipótesis teológica posible.
    - ...en el CEC del 92 la teoría del limbo no se menciona; se enseña por el contrario que, en cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia no puede más que confiarlos a la misericordia de Dios.
    -Nuestra conclusión es que los muchos factores que hemos considerado ofrecen serias razones teológicas y litúrgicas para esperar que los niños que mueren sin bautismo serán salvados y podrán gozar de la visión beatífica. Subrayamos que se trata de motivos de esperanza en la oración, más que de conocimiento cierto. Hay muchas cosas que simplemente no nos han sido reveladas (n.102)"

    Por otra parte, y aunque me consta que la inteligencia de Tamarón es preclara,me temo que saber que el destino eterno de Giraudoux y Tornielli es el limbo corresponde más a la sabiduría divina que a la humana. ¡Menos mal que la misericordia de Dios es infinita!

    ResponderEliminar
  2. No veo por ninguna parte la ventaja de cuestionar el Limbo. En "Put out more flags", Evelyn Waugh dice por boca de uno de sus personales:
    "It is a curious thing that every creed promises a paradise which will be absolutely uninhabitable for anyone of civilised taste. Limbo is the place. In Limbo one has natural happiness without the beatific vision; no harps; no communal order; but wine and conversation and imperfect, various humanity. Limbo for the unbaptized, for the pious heathen, the sincere sceptic."
    Seguro que Giraudoux y Tornielli estarán muy de acuerdo con el clero de Pamplona, el cual, refractario a las nuevas modas pastorales, sigue predicando la existencia del limbo, a very convenient place.

    ResponderEliminar

Comentar