Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Fiel pero desdichado

viernes, 24 de febrero de 2012

Fiel pero desdichado


     Volviendo a lo aludido en la anterior entrada (Ánima clara), sí parece extraño que el lema heráldico de la familia Churchill esté en español: Fiel pero desdichado. No es oscuro su significado, pues el primer Sir Winston Churchill (1629-1688) perdió todos sus bienes y sufrió heridas de batalla por apoyar la causa monárquica en la Guerra Civil inglesa (1642-1651). Al restaurarse la monarquía en 1661, Carlos II lo hizo caballero pero no le compensó sus pérdidas patrimoniales. Así es que Sir Winston Churchill escogió el lema Faithful though disinherited. Pero nadie sabe por qué se puso en español, quizá porque sonaba mejor que en latín, franco-normando o inglés.

     Véase http://www.churchill-society-london.org.uk/fielpero.html

     Desde luego no fue -como algunos dicen erróneamente- porque las victorias militares que dieron lugar a la concesión del Ducado de Marlborough y al regalo (a medias) del Palacio de Blenheim al General Sir John Churchill fuesen parte de la Guerra de Sucesión de España, ya que la adopción de la divisa familiar es bastante anterior. Quizá en este caso el español desempeñó el papel del griego o del latín en las obras de Edward Gibbon: "the obscurity of a learned language". En otras palabras, se usó una lengua que no sonaba escandalosamente clara a los oídos del soberano. Acaso era esa la única posible réplica tácita del fiel súbdito al sempiterno, mudo encogimiento de hombros de las restauraciones y transiciones, "es que a quienes tenemos que cuidar ahora es a los otros…”.

     En todo caso la familia Churchill no olvidó la lección. Mantuvo el lema heráldico pero no tuvo ya necesidad de vivirlo. El hijo de Sir Winston Churchill, Sir John, luego primer Duque de Marlborough y Príncipe del Sacro Imperio Romano-Germánico, sirvió a Carlos II de Inglaterra y luego a Jacobo II, pero cuando este actuó con gran vigor católico contra los protestantes, Churchill lo abandonó por Guillermo de Orange. Luego se indispuso con él, o Guillermo III con Churchill, y después se llevó bien con la Reina Ana y luego mal, y luego cuando empezaba a reinar Jorge I hubiera seguido obteniendo beneficios y poder gracias a su genio militar y político, pero murió de un ataque cerebral.

     En cuanto a su descendiente moderno, el segundo y gran Sir Winston Churchill (1874-1965), mantuvo el lema Fiel pero desdichado, incluso cuando rechazó el ducado que tanto el gobierno británico como, sobre todo, el Rey Jorge VI y después la actual Reina Isabel II al llegar al trono le rogaron que aceptase. Hay dos explicaciones que suelen citarse para este rechazo, extraño en tan notable conservador y héroe nacional como fue Churchill. Una es que no quería condicionar a su hijo Randolph impidiéndole al heredar un título (herencia difícil de renunciar en aquel entonces) ejercer la política en la Cámara de los Comunes. Y la otra es que no quería ser el único duque británico pobre, y ya en 1945 o 1950 se habían acabado las larguezas oficiales para recompensar a sus héroes nacionales.

     En fin, hay que reconocer que el Primer Ministro que evitó la derrota de su país en la Segunda Guerra Mundial tuvo una actitud romántica ante la vida, mucho más que su antepasado el primer Duque de Marlborough, aunque también heredó algo de su lado práctico y ambicioso e incluso adoptó tácticas propias de la Real politik de Bismark. Como familia y en conjunto se merecieron el lema Fiel pero desdichado: fueron fieles a su propio destino, personal y tribal, en una suerte de Amor fati.

Post data del 17 de Mayo de 2016:

     Se me ocurre que la cautelosa melancolía del lema en español de la familia Churchill puede tener un precedente castellano todavía más antiguo, el verso número 20 del Cantar de Mío Cid (hacia 1200):
¡Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor!
     Pero en seguida (ayudado por un ensayo de Alfonso Boix Jovani, http://bulletinhispanique.revues.org/787?lang=es) caigo en la cuenta de que el Cantar de Mío Cid tiene dos precedentes de sesgo parecido. El primero es el verso 3164 de la Chanson de Roland (finales del siglo XI):
Deus! quel baron, s’oust chrestientet! 
     (con dos sentidos posibles Dieu! quel baron, s’il était chrétien! o ¡Dios, qué barón, si tuviera cristiandad!, o sea si mandara cristianos).

     El segundo precedente son los versos 992-993 del Perceval (hacia 1180):
qu’il a esté a malvais mestre; encore puet preus vassax estre
     (que ha tenido mal maestro
mas todavía puede ser un valeroso vasallo)

Enlaces relacionados:
Ánima clara

5 comentarios:

  1. Que curioso, WSC se mereció haber sido duque de Londres, es el europeo mas importante del siglo XX sin duda, y además los españoles le debemos la no intervención en la guerra civil.

    Don Santiago debería de escribir una entrada sobre Jimmy Alba y Churchill, estoy seguro que en sus años de embajador en Inglaterra investigó detenidamente el tema.

    Desde Napoleon en Inglaterra sólo se ha dado Westminster como ducado, en España por lo menos se han concedido 100 ducados y rehabilitado otros 100. Que diferencia de país.

    Personalmente de Churchill me quedo con la biografía a su padre Lord Randolph, Paul Johnson en su corta biografía que "nunca un padre hizo tan poco por su hijo y un hijo tanto por su padre"

    ResponderEliminar
  2. Excelente. Conocía parte de esta historia y la conté, hace años, tras una visita a Chartwell. Aquí la crónica: http://elbaluartedeoccidente.blogspot.com/2008/08/chartwell-churchill-y-espaa.html

    Un saludo, Don Santiago de un fiel seguidor y leal lector. Gracias
    Abu

    ResponderEliminar
  3. "Pero nadie sabe por qué se puso en español..." Yo sí lo sé, querido Santiago, y qué quiere decir. Un abrazo, Paco R.
    ilfhf@telefonica.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco, a la cita que haces añadí: "Quizá [...] se usó una lengua que no sonaba escandalosamente clara a los oídos del soberano. Acaso era esa la única posible réplica tácita del fiel súbdito al sempiterno mudo encogimiento de hombros [...]".
      Pero si el motivo del lema y de la lengua escogida es otro, dínoslo por favor. Un abrazo, Santiago

      Eliminar
  4. Y yo que creo, que alguien en algun momendo contrato a un traducto español de latin un tanto avispado, que afirmo haberlo traducido al latin...

    ResponderEliminar

Comentar