Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Citas desde la caverna (IV)

martes, 21 de septiembre de 2010

Citas desde la caverna (IV)

Espigadas en lecturas
sin orden mas no sin concierto,
con procedencia verificable.


Volviendo a la dificultad de traducir poesía y las consideraciones al respecto de Fernando Ortiz, es justicia mostrar cómo él no es sólo un teórico de la cuestión sino diestro en la práctica de tales traducciones. Valga de ejemplo este poema de Mario Luzi (1914-2005) que a continuación reproducimos en italiano y luego traducido al español por Fernando Ortiz:


Nell’imminenza dei quarant’anni

Il pensiero m'insegue in questo borgo
cupo ove corre un vento d'altipiano
e il tuffo del rondone taglia il filo
sottile in lontananza dei monti.

Sono tra poco quarant'anni d'ansia,
d'uggia, d'ilarità improvvise, rapide
com'è rapida a marzo la ventata
che sparge luce e pioggia, son gli indugi,
lo strappo a mani tese dai miei cari,
dai miei luoghi, abitudini di anni
rotte a un tratto che devo ora comprendere.
L'albero di dolore scuote i rami...

Si sollevano gli anni alle mie spalle
a sciami. Non fu vano, è questa l'opera
che si compie ciascuno e tutti insieme
i vivi i morti, penetrare il mondo
opaco lungo vie chiare e cunicoli
fitti d'incontri effimeri e di perdite
o d'amore in amore o in uno solo
di padre in figlio fino a che sia limpido.

E detto questo posso incamminarmi
spedito tra l'eterna compresenza
del tutto nella vita nella morte,
sparire nella polvere o nel fuoco
se il fuoco oltre la fiamma dura ancora.

O sea:

En la inminencia de los cuarenta años

El pesar me persigue en este barrio
oscuro, corre un viento de altiplano
y el salto del vencejo talla el hilo
delgado en lontananza de los montes.

A poco son cuarenta años de ansia,
de tedio, de imprevista risa, rápida
como es rápida la ráfaga de marzo
que esparce luz y lluvia, son demoras,
el brusco desasirme de los míos,
de mis lugares, hábitos de años
rotos en un instante que debo ahora entender.
El árbol del dolor mueve las ramas…

Se levantan los años a mi espalda
en enjambre. No fue vano, es la obra
cumplida en cada cual y en todos juntos,
vivos y muertos, penetrar el mundo
tan opaco claras vías y pasadizos
de efímeros encuentros y de pérdidas
o de amor en amor o en uno solo
de padre a hijo hasta que sea límpido.

Y dicho esto puedo encaminarme
a cuerpo limpio a la presencia eterna
del todo que es la vida que es la muerte,
disiparme en el polvo o en el fuego
si el fuego dura aún más que la llama.

(Traducción de Fernando Ortiz)

5 comentarios:

  1. Gracias por descubrirnos este poema de Mario Luzi, que aborda el asunto clásico de la fugacidad de la vida desde la original perspectiva de la proximidad de los cuarenta años. Y que lo hace con transparente y tal vez engañosa sencillez, mediante un encadenamiento de percepciones del mundo exterior -el salto en el aire de un vencejo, las ráfagas de viento del mes de marzo- unido a una sucesión de sensaciones personales. Sólo un gran poeta puede dar vida a una composición como ésta, que llega mucho más allá de la circunstancia que le sirve de pretexto; y sólo otro gran poeta ha sido capaz de trasladar a nuestro idioma, como ha hecho Fernando Ortiz, la voz del autor, las imágenes poéticas, el sonido del endecasílabo italiano, las variantes métricas o el ritmo que procuran recursos como el encabalgamiento, tan presente en sus estrofas. La zozobra, la inquietud que crea en el lector la secuencia vertiginosa de impresiones se resuelve en el sosegado y confortador final, que evoca ese trance que algún día afrontaremos todos para, como dice el poeta, "disiparnos en el polvo o en el fuego, si el fuego dura aún más que la llama".

    ResponderEliminar
  2. No conozco el italiano y no puedo opinar sobre Mario Luzi, pero el que sí es un poeta es Fernando Ortiz...

    ResponderEliminar
  3. El poema me parece fantástico pero la traducción mejor, siempre he admirado la poesía de Fernando Otríz, que pertenece y a Dios gracias a la estirpe de los poetas claros. Aprovecho para enviarle un fuerte abrazo que aunque por este medio será virtual no por ello será menos sentido.

    Miguel Albero

    ResponderEliminar
  4. Gracias por ayudarme a comprender, todavía con 25 años, que los años son "la obra
    cumplida en cada cual y en todos juntos". Gracias, Fernando.

    ResponderEliminar
  5. Miguel: que un buen conocedor del italiano y escritor como tú acaricie mi ego me da mucho gusto y contento. Leí tu estupendo libro sobre viejos libros. No me publicaron la reseña de tuya. Aquí tienes mi blog para lo que gustes. Un abrazo
    Fernando Ortiz

    ResponderEliminar

Comentar