Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Botones de Muestra (XXXIV)

martes, 14 de julio de 2020

Botones de Muestra (XXXIV)


Atlas Shrugged
Ayn Rand


  Refresca encontrarse con una autora y un libro tan incalificables como inclasificables. Mezclan sus hilos personales, literarios e ideológicos hasta tal punto que la madeja es inextricable, aunque nunca aburrida. No podía ser de otra manera tratándose de Alisa Zinovyevna Rosenbaum, una rusa, judía, atea, partidaria del capitalismo a ultranza, que acogió con alegría la revolución de Kerenski y con pavor la revolución bolchevique, que consiguió huir de la Unión Soviética y emigrar a los Estados Unidos en 1926.

 Adoptó el nombre Ayn Rand para escribir, actividad que realizó con entusiasmo mientras sobrevivía con trabajos que la llevaron a Hollywood para ocuparse del vestuario de compañías de cine. 

 Su novela más importante apareció en 1957 con el título de Atlas Shrugged (publicada en español como La rebelión de Atlas). Tuvo un gran éxito pese a ser una mezcla ingenua, a veces tosca, de  filosofía política, acción, revoluciones, aventuras, amores y sorpresas diversas, todo ello en más de mil páginas de letra diminuta que me han dado dolores de cabeza y alegrías del ánimo durante estos últimos días.

 Las críticas fueron malas desde el principio, y siguen siéndolo. Las ventas fueron enormes desde el principio y siguen siéndolo ahora. La novela fue atacada por toda la izquierda intelectual y casi todos los conservadores intelectuales. Las ventas no se inmutaron y continuaron viento en popa, sobre todo cuando arreciaba el viento de la crisis económica, como fue la del 2008: las ventas de un libro como este que ya había cumplido el medio siglo, volvieron a subir hasta 445.000 ejemplares en 2011. 

 Angustiado como siempre por no reventar a mis amigos lectores este novelón lleno de lances y amores, de luchas y filosofías, tan sólo me atrevo a recomendarlo porque de ese millar largo de páginas tan sólo hay treinta y seis (de la 923 a la 959) que son aburridas. El resto puede irritar pero no aburrir. Es una mezcla de 1984 de George Orwell y de una película futurista como Blade Runner. Con más filosofía, eso sí, y no muy clara, ya que la autora concibió un sistema filosófico llamado Objetivismo, complementario con el Realismo Romántico que calificaba sus novelas. Y aunque se declaró aristotélica es bastante menos clara que el filósofo griego. 

Atlas Shrugged
Ayn Rand
Signet, New American Library 
New York, 1996

La rebelión de Atlas (Colección Ayn Rand): Amazon.es: Rand, Ayn ...
La Rebelión de Atlas 
Ayn Rand 
Traducción de Domingo García 
Editorial Deusto
Barcelona, 2019

Aunque no le leído la versión española tengo entendido que la de Domingo García de La Rebelión de Atlas (Editorial Deusto, 2019) es traducción fidedigna del original en inglés. 


Enlaces Relacionados 
Botones de Muestra (XXXIII) Vida y embajadas de Girolamo Farnese, Veneciano, Novela de José Antonio Martínez-Climent 

11 comentarios:

  1. El éxito de ventas de Atlas Shrugged desde su publicación hace medio siglo largo es especialmente notable pues basta con bucear en la Wikipedia para comprobar en la lista de seguidores y admiradores la ausencia de nombres conocidos. Tan sólo suenan Brad Pitt, Ted Cruz (candidato que fue a la presidencia) y Alan Greenspan (presidente que fue de la Reserva Federal), seguidos de una muchedumbre de desconocidos entusiastas.
    Algo tendrá el agua cuando la bendicen, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Cuando una obra recibe muchos impedimentos o críticas es buen síntoma, es porque es un peso pesado. Es más importante lo que no sabemos o no vemos, lo que está por detrás, por ejemplo en Historia siempre estudiamos las fechas de batallas, las causas o consecuencias de algún hecho histórico, pero hay una parte espiritual también que se desconoce.

    ResponderEliminar
  3. Ya no entienden nada D. Santiago, ya no entienden nada, mucho menos para comprender, cabezas huecas simplemente.

    ResponderEliminar
  4. Libro complicado de leer pero por la valentia de la autora. Lo tengo como oro en paño justo al lado de diario intimo de glez ruano. Y los tres tomos de su blog don Santiago.. Juan viejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la compañía, don Juan. Espero que no le protesten los espectros de los otros dos grandes escritores muertos.

      Eliminar
  5. La Traducción es tan mistérica como las matemáticas, tan sorprendente como un jurista naviero diría D. Miguel de Unamuno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Diccionario de la Lengua Española dice que "mistérica" no existe e insinúa confusión con "histérica".

      ¿Conjura machista?

      ¿Hay fundamento para denunciar a la Real Academia por "delito de violencia de género"?

      Eliminar
  6. Mas se eu escrevesse e não dissesse nada, qual seria o valor?.(Más si yo escribiera y no dijera nada, ¿ de qué valdría?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un occidental se echaría a reír.
      Un oriental budista, no.
      Aldous Huxley, tampoco.
      Pero Aldous Huxley murió y no sabemos dónde está.

      Eliminar
  7. No sólo los libros y las palabras, hasta los paréntesis tienen sus sentidos, como si de una lluvia de estrellas se tratase y bajaran por unos instantes para volver al Cielo.

    ResponderEliminar
  8. Feliz Día de su Santo D. Santiago.¡ Santiago Apóstol Ruega por España y todos nosotros!. Un saludo.

    ResponderEliminar

Comentar