Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Sinónimos de la Insobornable Contemporaneidad

martes, 19 de enero de 2016

Sinónimos de la Insobornable Contemporaneidad

en las Artes, el Pensamiento y la Retórica:

El Patio de Monipodio: Rinconete y Cortadillo (personajes de Cervantes) al llegar a Sevilla se asocian con "Monipodio, jefe de un gremio de ladrones. Viven en su gran casa, cambian de nombres y forman parte de esta pintoresca cofradía de criminales" (Wikipedia).

El Puerto de Arrebatacapas: "Lugar o casa donde, por la confusión y el desorden y la calidad de las personas, hay riesgo de fraudes o rapiñas" (DRAE).

La Feria de Cuernicabra: "obra de teatro de Alfredo Mañas, estrenada en 1956 [...] nueva versión de El Corregidor y la Molinera" (Wikipedia).

La Casa de Tócame Roque: "legendaria vivienda madrileña, populosa, destartalada y jaranera [...] habitada por 72 familias entre habituales riñas y escándalos" (Wikipedia).

ONU, Nueva York, 1960
Parlamento catalán, Barcelona, 2013



6 comentarios:

  1. Lo felicito a usted, Tamarón, por no haber incluido los sinónimos más evidentes del insobornable todo vale contemporáneo, con sus alusiones al instrumento de trabajo del Sereno o al de la Bernarda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...o alusiones a ciertas meriendas.

      Eliminar
  2. Interesantísimos sinónimos estimado Santiago. Un recuento imporante de esa contemporaneidad.

    Un saludo especial para ti.

    Esperanza González

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor son las dos imágenes que ilustran a la perfección El Puerto de Arrebatacapas y La Casa de Tócame Roque con sus respectivos personajes y amigos.

    ResponderEliminar
  4. Tamarón lo que es maravilloso de usted es que nos menciona con buen humor como siempre la insobornable. Menos mal lo puede mirar así y lo comparte con nosotros sus lectores que aterrados miramos con espanto el presente horror.

    ResponderEliminar
  5. Alumna de otro tiempo19 de enero de 2016, 23:19

    Hace poco un hombre muy inteligente y versado, me comentó del fraude de los postmodernos franceses del pensamiento, que siguen deslumbrando a cuanto tonto no puede discernir de la palabrería enredada que conformó el cúmulo de teorías absurdas que se inventaron para engatusar a muchos en occidente de finales del siglo XX. Su propósito no era otro que engordar sus egos y sus bolsillos. Esta treta sin substancia de la filosofía postmoderna se sigue enseñando hoy como si nada, por lo que me parece que ellos deben estar también en su lista de Sinónimos de la Insobornable Contemporaneidad en las Artes, el Pensamiento y la Retórica junto con los tontos e incautos que cayeron y siguen cayendo en su trampa.

    ResponderEliminar

Comentar