Marqués de Tamarón || Santiago de Mora Figueroa Marqués de Tamarón: Otra falacia patética

jueves, 23 de octubre de 2008

Otra falacia patética

Otra falacia patetica. Imagen del diario ABC. Marques de Tamaron
UNA de las falacias más repetidas es que los españoles son indiferentes ante la Naturaleza. Sorprende esta afirmación reiterada y gratuita -auténtica falacia patética, que diría Ruskin- cuando todo a nuestro alrededor indica que en su mayoría los españoles no sólo no son indiferentes ante la Naturaleza, sino que con notable eficacia la detestan. Esa antipatía se manifiesta a veces de forma canallesca, quemando el monte o envenenando animales. En otras ocasiones el estilo es tan sólo achulado, y se desparrama basura en parajes de singular belleza, estridencias de discoteca y moto en el corazón del silencio, pintadas procaces o mitineras en las rocas. Es una manera de decir, con desplante de imbécil, «por aquí he pasado yo, que no soy menos que ese roble tan viejo o esa águila que salió huyendo».

Pero las más de las veces el odio rezuma por omisión más que por acción: los vecinos se sonríen ante el atropello, el juez se encoge de hombros, el Ayuntamiento se inhibe, los Gobiernos callan o fingen. Es la más sincera de las connivencias. «Vaya usted a saber quién lo hizo, sería muy difícil probarlo, además el bosque era muy viejo, y ya es hora de que esto beneficie a las personas y no sólo a los pajaritos». Y suspiran satisfechos los especuladores urbanos, tratantes de madera quemada, cazadores furtivos, extorsionistas, camellos de la droga, piariegos y retenes renegados.

El ejemplo perfecto de la mezcla de resentimiento y estupidez demagógica fue aquella brillante coletilla al lema de la vieja campaña contra los fuegos forestales: «Cuando arde un bosque, algo suyo se quema, señor conde». Añadiendo esas dos palabras, el gracioso -creo recordar que en La Codorniz- convertía el incendio en un acto progresista, puesto que fastidiaba a la oligarquía. Y además heroico, ya que en aquel entonces la Guardia Civil aún era o podía ser severa.

Leer el artículo completo

Otra falacia patética
Diario ABC, 25 de Mayo, 2006

6 comentarios:

  1. Estaría muy bien publicar un mapa-guía de "El rompimiento de gloria" mostrando aquellos sólo aquellos lugares que podemos invadir los domingueros...

    ResponderEliminar
  2. Lo más específico de los españoles (generalizando) en esto de la relación con la naturaleza, me parece, es lo de confundir el progreso con el número de coches y la urbanización desenfrenada. Si se visitan algunos pueblos de países que nos dan cien vueltas en "progreso" (innovación, patentes, renta per cápita) comprobamos el explícito afán por respetar la naturaleza, convivir con ella e incluso disfrutarla. De todas maneras creo que hemos progresado ¿No es cuestión de ser más ricos y valorar por lo tanto lo más escaso?

    ResponderEliminar
  3. Lo que yo no sé es si se puede ser dominguero y ecologista al mismo tiempo. O ni lo uno ni lo otro inpunemente en nuestros tiempos.

    Maximator

    ResponderEliminar
  4. Seguro que este artículo no lo han leído ni Zapatero ni Rajoy (ni ninguno de sus precedesores, por cierto, o caciques autonómicos). De haberlo hecho España sería otra cosa

    ResponderEliminar
  5. Interesante opinion de tus compatriotas, Tamarón, ¿Vas a refinar a los "commoneers" con estos comentarios? Quiza si les mandaramos a todos a Inglaterra un par de años volvieran con mayor interes por el "birdwatching" y la botanica, suponiendo que vayan al "Chelsea Flower Show" y no al estadio del Arsenal.
    Concluyo al leer tu articulo que precisamente Ayuntamientos, forestales, y demas funcionarios son incapaces de cuidar de la Naturaleza,bien,eso es asi: Prueba de ello es que los terrenos peor conservados, donde hay mas asentamientos de viviendas ilegales, donde menos fauna y vegetacion queda son los terrenos de dominio publico como cañadas y dominio publico fluvial. Por eso es asombroso que apoyes una iniciativa como es el Parque Nacional de Cumbres de Guadarrama.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, estimado y valeroso Anónimo, por su comentario, que acabo de publicar con sus faltas de ortografía en varios idiomas.
    Lo dirige a una entrada mía de hace dos años y medio, con lo cual deduzco fácilmente quién se esconde tras el anónimo. Y no, no confío en "refinar" mucho al tercer estado, pero tal vez un poco al primero y al segundo de los estamentos. No les vendría mal mejorar en ortografía, por ejemplo.

    ResponderEliminar

Comentar